Don't you want to read? Try listening to the article in audio mode 🎧
“Dime tres defectos y tres virtudes sobre ti”. Esta es una de las preguntas más repetidas en las entrevistas de trabajo desde hace años y nunca pasa de moda. Puede parecer que es una pregunta trampa que busca sacar información sobre lo peor de los aspirantes, pero la realidad es totalmente distinta. Y es que, si sabes contestar bien, esta pregunta puede convertirse en la mejor aliada para dar una buena impresión y diferenciarte del resto de candidatos.  Esta pregunta da mucha información a los reclutadores del departamento de RRHH. Por un lado, se pone a prueba la capacidad de reacción del aspirante y permite ver cómo actúa ante las adversidades. Además, les da información para conocer más acerca de la personalidad y saber cómo encajaría esta persona en el equipo de trabajo.  Desde Talent Garden te explicamos cómo afrontar esta pregunta tan temida para que la respuesta demuestre que eres el mejor candidato para el puesto.

¿Por qué no es una pregunta trampa?

Indagar sobre las cualidades y defectos no es una pregunta trampa porque, en realidad, no hay una respuesta buena o mala. Solo una forma adecuada de responder. Así lo defiende Óscar Cebollero, uno de los directores de la consultora de Recursos Humanos, Hays.  “El enfoque y la estructura determinarán cómo te presentas como persona y si puedes ofrecer a la empresa lo que busca. Una manera errónea de afrontar esta pregunta es limitarse a hacer un listado de cualidades. Hay que tener en cuenta que la información que se proporcione sea relevante para la compañía y, sobre todo, para el puesto en cuestión. Por eso es importante dedicar un tiempo a conocer la cultura de la empresa”, explica Cebollero. Así que lo más importante es tomarse un tiempo e ir preparado, demostrando un ejercicio de autoconocimiento que será beneficioso para la empresa en caso de que seas elegido. Y es que, según los expertos, es fundamental poder evaluar la capacidad analítica de los candidatos y averiguar cómo reaccionan frente a diferentes situaciones, como destaca Pia Borges, Talent Acquisition Specialist de Signaturit. De hecho, ella invita a “hacer una introspección para conocer nuestras virtudes y defectos, y poder además apoyarlos con ejemplos concretos, nos ayuda a ser más específicos durante la entrevista”.

Piensa antes de hablar 

Tomate tu tiempo y piensa bien lo que dices. No se trata de llenar el silencio con palabras vacías, debes estar seguro de ti mismo porque lo que digas y cómo lo digas dirán mucho de esos aspectos difíciles de mostrar en un curriculum. Lo mejor es que antes de enfrentarte a esta pregunta hayas dedicado un tiempo a conocerte. Reflexiona acerca de tus valores, qué es aquello que te motiva, qué puedes aportar o qué recursos te ayudan en las situaciones más complejas. Respóndete a cerca de qué es aquello que más te gusta hacer y lo que menos, en lo que eres bueno y lo que más esfuerzo te supone. Esto te dará mucha información sobre ti mismo y tus cualidades. Si quieres ir más allá, puedes preguntar a tu entorno, especialmente a compañeros con los que hayas trabajado. Cómo te ve la gente puede aportar mucha información que quizás por ti mismo no seas capaz de ver. Conocerse bien es clave para poder mejorar no solo profesionalmente si no también en cuanto a habilidades blandas, cada vez más relevantes a la hora de acceder a un puesto de trabajo.  En este sentido, Óscar Cebollero entiende que, en ocasiones, “existe la tentación de abusar de muletillas mientras se piensa en la respuesta, pero haciendo esto corremos el riesgo de mostrar incertidumbre y dar a entender que nunca hemos pensado en ello o denotar poca experiencia en entrevistas al tratarse de una pregunta muy frecuente”. “El conocimiento de uno mismo suele ser un rasgo deseable, ya que demuestra que puedes trabajar bien con los demás. Además, demuestra que eres capaz de evaluar tu propio rendimiento y de mejorar, así como de aprender de las críticas constructivas”, destaca el representante de Hays. Por eso, antes de nada; conócete.

Sé honesto, pero inteligente 

Es importante que seas honesto en tu respuesta, porque mentir no te llevará a ningún lado. Al mismo tiempo, también debes ser inteligente y entender cuáles de tus cualidades y defectos son relevantes para el trabajo y por ello deberían ser nombradas. La consultora de empresas Ann Hiatt, referente en Silicon Valley, destaca la importancia de explicar las aficiones siempre que puedan tener una referencia al empleo al que optas. También subraya la importancia de hablar siempre en plural, refiriéndose al equipo y nunca a uno mismo. Además, desarrolla la importancia de mostrar las debilidades, pero siempre en positivo. Entiende que reconocer errores en algún proyecto realizado o confesar algunos aspectos de la profesión que se desconocen y que estimulan a aprender ayudan mucho a establecer una buena conexión con el reclutador.  “Exponer las debilidades propias es una buena forma de mostrarnos humildes y generar confianza en la persona que nos entrevista. Nadie lo sabe todo. Nadie lo hace todo bien. Reconoce que tú tampoco, pero muéstrate siempre dispuesto a aprender para conseguir convertir esa debilidad en una fortaleza”, defiende Ann Hiatt, que ha trabajado en el crecimiento de empresas como Google o Amazon. 

Adelántate a la pregunta

Si tienes todo este trabajo personal de autoconocimiento ya hecho y crees que sabes manejar la situación para que hablar de tus defectos repercuta de forma positiva no lo dudes. No tienes por qué esperar a que te hagan la pregunta, porque no siempre ocurre. Puedes adelantarte e introducir el tema tú mismo. Este hecho demuestra mucha seguridad en uno mismo y además te permite tener el control de la situación. Muestra tu confianza y explica tus virtudes y cómo estás trabajando en tus defectos para ser mejor. Habla siempre en primera persona, resaltando esa seguridad. Habla sobre ti desde tu punto de vista, demostrando que te conoces a la perfección. De esta forma te mostrarás tal y como eres, sin miedos y provocarás un efecto sorpresa a la vez que dejas ver tus dotes de liderazgo.

Así es como puedes hablar de tus defectos 

Si aún no sabes cómo presentar tus cualidades y defectos, a continuación te dejamos una serie de ejemplos útiles que te ayudarán a entender cómo puedes sacar la mejor versión de tus propias imperfecciones.
  • Falta experiencia. Si este es tu caso, puedes expresar que eres consciente de ello, pero que aprendes rápido y te adaptas bien a los cambios. Comunica que entiendes que necesitarás un tiempo de adaptación, pero crees que será corto. Esto mismo puede aplicarse a ciertos conocimientos, dejando claro que estás trabajando en ellos.
  • Dificultad para llevar adelante varios proyectos. Es habitual así que no te preocupes. Normalmente, un proyecto nos lleva más tiempo y requiere más atención. Demuestra que ya has pasado por esto y has podido solucionarlo. Explica cómo te organizas para que no te vuelva a pasar y muestra tu capacidad de superación.
  • Exceso de perfeccionismo. Esto también es muy común. Reconoce que te concentras mucho en los detalles, no es malo. Demuestra que estás aprendiendo de ello para no perder tiempo en cosas minuciosas y que tratas de tener una perspectiva más global.
Artículo actualizado el: 09 agosto 2023
Talent Garden
Escrito por
Talent Garden, Digital Skills Academy

Seguir leyendo

Comunidad, flexibilidad y creatividad. ¿Cómo traducimos las características clave de Talent Garden en el diseño de nuestros campus?

Las tres premisas que rigen el diseño de los espacios de Talent Garden son la flexibilidad, la comunidad y la ...

Codificación para mujeres: inspirar a las mujeres para aprender conceptos de codificación

Las mujeres han sido tradicionalmente menos representadas en las disciplinas STEM y Tech. Esto se debe a varias ...

Gestión de marketing digital: fundamentos y tendencias a seguir en 2021

A medida que la importancia del marketing digital y las redes sociales crece con el tiempo, las organizaciones buscan ...

La ciencia dice que tienes que divertirte más en el trabajo

El trabajo es una de las actividades a las que más horas dedicamos a la semana y, por esta razón, disfrutar de nuestra ...